Vida en Plenitud
Ana Silvia Moreno Ortiz - 
Asociada de la Regional Medellín

 

Vida en Plenitud

Hay quienes después de los cincuenta y cinco años siguen alegrando la vida de muchos y demuestran que para pasar a la historia no solo se necesitan palabras sino también despertar sonrisas. Les estoy hablando de Charles Chaplin.
 

Cuando cumplí los requisitos legales que me concedían el derecho a disfrutar de la jubilación, dos grandes y fuertes sentimientos abordaron mi nuevo estatus:

Primero, la alegría de un descanso luego de tantas jornadas llenas de penas y de dichas. De noches y amaneceres. De luces y de oscuridades. De escasez y de abundancia.

Segundo, la incertidumbre de qué hacer en el inmediato futuro. El abanico de posibilidades, culturalmente, muy limitado: colaboración en la parroquia, cuidado de los nietos, los mandados de rigor, los oficios domésticos. Realmente no era muy atractivo el programa.


En buena hora, una tarde fui invitada a una reunión de Coomeva donde se comunicaría la apertura en Medellín del programa fundado en Cali por el doctor Víctor Hugo Pinzón, Vida en Plenitud.

Fue tan emocionante y pródigo el menú presentado que me pareció un sueño irrealizable que, como diría el bobo de mi pueblo, “de eso tan bueno no dan tanto”, motivo por el cual no inicié de inmediato. Meses más tarde, y por testimonios de quienes ya lo estaban aprovechando, en un resplandeciente día de sol y sin lluvia, me inscribí en Vida en Plenitud.

¡Cuánto significado encierra el nombre de este programa! Es un disfrute en la plenitud de la vida que casi parecía una utopía.

Veamos;

¿Quiénes son los integrantes?
Profesionales de ambos sexos, mayores de cincuenta y cinco años. También pueden serlo padres o cónyuges de los asociados a la Cooperativa de Profesionales de Coomeva.

Actividades realizadas

Las hay culturales, sociales e intelectuales, tales como:

vfun_circulo2.gif 
Memoria vital, con un orientador cinco estrellas. Allí se nos explica cómo con el transcurso del tiempo las neuronas se van desgastando y es posible que aun teniendo las gafas puestas las busquemos angustiosamente por haberlas perdido, pero que no podemos perder la esperanza de poner esas neuronas a funcionar. A partir de ejercicios, juegos y actividades aparentemente infantiles vamos logrando sorprendentes resultados. Es decir, ya no olvidamos el nombre del esposo, ni de los hijos, ni del deudor; tampoco olvidamos si dejamos la estufa encendida o apagada. ¡Qué maravilla!

vfun_circulo2.gif 
Palabras mayores, ¡Qué rico dar rienda suelta a la escritura y a la lectura! El calificadísimo maestro Luis Fernando… dice que hay que escribir lo que se nos ocurra. ¡Qué buenas plumas han resultado! Ya se han publicado algunos artículos y se preparan otras obras.

vfun_circulo2.gif 
Clases de inglés, de francés, de portugués, a elección de los asociados. Sin importar que en las tertulias todo tenga una semejanza con la torre de Babel.

vfun_circulo2.gif 
En el área de estilos de vida saludable todo es una fiesta. Las clases de Pilates, de acondicionamiento físico, baile, natación, la práctica del yoga, la hidroterapia. Actividades que nos llenan de satisfacción y alegría, nos permiten disfrutar de un alto grado de bienestar y nos economizan las frecuentes visitas al médico, al laboratorio, a la realización de exámenes y a reclamar las pastillas.

vfun_circulo2.gif 
En el campo de la recreación el esparcimiento se manifiesta en su plenitud. Celebraciones, cine-foros, intercambios, voluntariado, conferencias, capacitaciones, talleres, paseos, certámenes deportivos, juegos, risas, nuevas amistades. Creíamos que para esta etapa de la vida todo era vida ya vivida. Pero no.

Todos estos programas y muchos más con el permanente apoyo económico y administrativo de nuestra Cooperativa; todo esto por ser asociados a Coomeva, con un coordinador regional, John Jairo García, quien con total entrega ha entendido para qué estudió Gerontología.

Encontramos en los sitios de nuestras actividades ejemplares testimonios como el de Celia Cruz. Ella, después de los sesenta años, nos seguía llenando la vida de ¡azuuuuuuca! e interpretaba a la perfección cualquier canción de los casi cien discos que grabó.

Yo les invito a que se vinculen a los diferentes programas que se están desarrollando en la actualidad en la ciudad de Medellín y participen activamente en ellos.

Así, “porque usted tiene mucho por hacer y dar, participe, conozca personas y viva con el corazón una Vida en Plenitud”.
 

Ensayo publicado en el libro Palabras Mayores 2.
Antología de los talleres de escritura del Programa Vida en Plenitud Coomeva.

Comparte esta publicación

Utilidades